Contratar personas puede no ser lo mejor para ti, pero puedes tener a alguien que te resuelva las tareas diarias sin carga fiscal y sin costes de espacio o equipamiento.